Monday, July 28, 2014

Los caminos hacia el Agua



Eustaquia Choque Mamani se levanta todos los días, sin excepción, a las 05.30. Antes de que el sol bañe el altiplano con sus primeros rayos y cuando aún persiste el frío de la helada nocturna, sale hacia el río más cercano para recoger el agua que necesita para cocinar, para lavar, para asearse, para vivir. En su hogar es ella la encargada de realizar esta actividad. Lo hace desde que tiene uso de razón. Se calcula que en muchas zonas rurales del mundo, mujeres y niñas invierten cuatro horas al día para ir a buscar agua. Aproximadamente 120 horas mensuales que no pueden dedicar a estudiar, a formarse o a participar en actividades de su comunidad. En Bolivia, Eustaquia y su familia forman parte del 20% de la población que todavía no tiene acceso a agua potable.

No hay que ir muy lejos de la cosmopolita La Paz para encontrarse con esta realidad. A menos de 30 kilómetros se encuentra Viacha, un vasto municipio compuesto por 64 comunidades, de las cuales ocho no cuentan todavía con acceso a agua potable y saneamiento básico.

Atravesando los caminos angostos de tierra y piedra que conectan las áreas más aisladas del municipio, se llega a Jekeri, una comunidad rural en la que viven 110 familias. Varias mujeres descienden desde una montaña con baldes vacíos en dirección al río y algunos hombres pastorean su ganado ovino y vacuno, la principal actividad de la zona, junto con la agricultura de papa, chuño y quinua. Las montañas que componen el paisaje se ven salpicadas de dispersas casitas de adobe y paja.

“Hay miedo de intervenir aquí, —explica David Charles Mamani Ríos, responsable de la Unidad de agua potable y saneamiento básico de la Alcaldía de Viacha—. Jekeri se compone de cuatro zonas, muy montañosas y las casas están dispersas. Sería complicadísimo y muy costoso llevar agua a todas”.

Eustaquia se coloca el sombrero, agarra dos baldes de plástico vacíos y echa a andar a paso ligero ladera abajo. Aproximadamente un kilómetro de distancia separa su casa de la fuente de agua más cercana. Hoy su marido, Paulo Condori Mamani, la acompaña. Ayudándose de un pequeño cazo amarillo va llenando el balde con el agua que recoge de un pozo natural. “El agua de la lluvia baja de la montaña, se filtra entre las rocas y llega a esta pequeña poza”, relata Paulo. Cuando han completado los dos cubos de 18 litros cada uno, comienza el retorno. Este mucho más duro, por el peso y por la cuesta arriba. Eustaquia se detiene a ratos, apoya los baldes en el suelo, coge aire y retoma el camino.

“Me canso aunque ya estoy acostumbrada. Desde que soy niña llevo agua a casa. Nunca he sabido lo que es tener agua en pileta”. Dentro de los baldes hay restos de pajas y pequeñas piedras. “No está limpia, a veces enfermamos, ¿pero qué podemos hacer? Las autoridades no nos escuchan”. En esos casos, la solución es ir al monte y recoger Manka p’aki, una planta medicinal a la que recurren a menudo. “Aquí no conocemos posta de salud”, añade Paulo.

Ya de vuelta a casa dejan los cubos a las puertas de la cocina mientras una gallina revolotea a su alrededor. La casa que ellos mismos hicieron con adobe y paja hace más de 30 años —cuando se casaron— aún conserva los restos desgastados de la challa carnavalesca de marzo.

Eustaquia abre la puerta de un pequeño cuarto austero en el que prepara la comida todas las mañanas. Los ojos se adaptan poco a poco a la falta de luz y se empiezan a distinguir los utensilios. Una pequeña cocina de barro, ollas, cacharros de metal y diferentes especias colgadas de la pared componen el espacio. “Tampoco tenemos electricidad. Con paja hacemos quemar y así cocinamos. También a veces quemando el excremento de las vacas hacemos biogás”, explica mientras pone el agua a hervir. Sobre una pequeña estantería de madera, reposa un celular pequeño, colocado en un lugar estratégico.

“Es el único sitio que agarra señal”, cuenta entre risas. “Mi hija menor lo averiguó”.

El teléfono es la mejor vía para mantenerse en contacto con los seis hijos del matrimonio que ya no viven en Jekeri. El éxodo rural, especialmente a ciudades como El Alto, es la tónica general entre los jóvenes del altiplano. “Allí trabajan y viven mejor que aquí. Tienen agua potable y baño. Ellos nos dicen que nos vayamos, pero nosotros no queremos”. En la comunidad tampoco cuentan con saneamiento básico. “Las necesidades las hacemos al aire libre.

Estamos acostumbrados aunque si hubiera letrina sería mucho mejor”.

Su hija menor, Herminia, de 12 años, corre detrás de los toros a los que está cuidando durante las vacaciones de invierno. Nunca ha estado en El Alto ni en La Paz. De ellas solo conoce lo que le cuentan sus hermanos mayores. No le interesa la vida urbana. Alguna vez ha visitado Viacha, cuando les lleva el minibús que pasa por su comunidad los sábados y domingos. De la pequeña localidad le gustan sus calles asfaltadas y mirar los escaparates de las tiendas.

Pero por encima de todo, ella también lo tiene claro: “No quiero irme de Jekeri. Aquí soy feliz”.

Uno de los objetivos del gobierno actual de Evo Morales es llegar al 100% de la población con acceso a agua potable en 2020, tras el reconocimiento de este derecho como fundamentalísimo en la Constitución. Para ello, el Ejecutivo lleva a cabo los planes Mi agua, que ya van por su tercera versión y según datos del Viceministerio de Agua y Saneamiento cuentan con una inversión de 320 millones de dólares. “El problema es que cada vez los proyectos son más costosos y más difíciles porque hay zonas rurales muy aisladas a las que cuesta más asistir, aunque estamos buscando algunas energías alternativas como llevar el agua desde los techos de las casas con tanques semienterrados, recogiendo agua de lluvia para que el agua pueda aguantar cuatro o cinco meses”, relata Rubén Méndez, viceministro de Agua y Saneamiento.

A pocos kilómetros de Jekeri, en la comunidad de Contorno Letanías, también perteneciente a Viacha, Carlos Fernández y Mónica Montevilla celebran que ya tienen agua potable y saneamiento básico en su casa. Su comunidad es una de las 89 en las que la ONG ADRA ejecuta el proyecto de “Acceso a agua potable, saneamiento básico, capacitación en hábitos saludables y fortalecimiento comunitario en áreas rurales de Bolivia” gracias a la financiación de la Cooperación Española. “Estamos muy agradecidos por este proyecto. Es lo que nos faltaba en esta comunidad y estamos felices porque agua es vida y también salud”, relata Mónica.

El proyecto beneficia a 22.100 personas en acceso a agua potable y a 16.176 en saneamiento básico con la construcción de baños ecológicos secos. “La característica principal de este tipo de baño es que no usa agua, sino que tras la deposición se utiliza un material secante a base de tierra con cal que elimina el olor y acelera el proceso de descomposición. Cuando se llena el recipiente se lleva a una fosa de compostaje donde se almacena para después reutilizarlo como abono para algunos cultivos como la papa”, explica Wilfredo Pinto, responsable de infraestructuras de ADRA.

En Bolivia, el 79,2% de la población tiene acceso a agua potable y el 58,5% a saneamiento básico, según el último Informe de Avances Hacia el Cumplimiento del Derecho Humano al Agua y al Saneamiento (DHAS) publicado en octubre por el Ministerio de Medio Ambiente y Agua (MMAyA) en colaboración con la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID).

Unos porcentajes que se traducen en personas que han logrado revertir su situación, mejorando sus condiciones de vida. Mientras tanto, Eustaquia seguirá yendo cada mañana a buscar el agua al río, como tantas otras personas en Bolivia, que esperarán a que su derecho humano y fundamentalísimo al agua se vea garantizado.


Inaugura pozo de agua en la comunidad El Quebrachal

La población de la comunidad El Quebrachal, junto al ejecutivo seccional de Yacuiba, Marcial Rengifo Zeballos, inauguró un pozo profundo perforado con el objetivo de suministrar agua para consumo humano, animal y riego de huertos, reduciendo problemas de salubridad y evitando enfermedades de origen hídrico.

El pozo forma parte de un proyecto mayor que permitió a la entidad pública regional ejecutar la perforación de 45 pozos que mitigarán el problema de la escasez de agua en la región. Así, fue posible para las comunidades acceder a nuevas fuentes de aprovisionamiento de agua para consumo humano como para las actividades agrícolas y pecuarias

Rengifo, junto al asesor del deporte, Ovidio Messa y el secretario de Recursos Naturales, Juan Manuel Gutiérrez, explicó que las regalías transforman Yacuiba y la región con proyectos que solucionan problemas de salud, educación, seguridad ciudadana, deporte, cultura y también impulsan el desarrollo productivo. Proceso en el que, el agua, es una de las prioridades principales.

De esa forma, los vecinos de El Quebrachal cuentan con un nuevo pozo de agua que tiene una profundidad de 200 metros, con capacidad de suministrar 12.600 litros por hora hacia, desde donde se distribuirá a los beneficiarios. Las obras que fueron ejecutadas en el marco de la política “Agua para todo y para todos”, mediante el proyecto: Prospección de Pozos Profundos Primera Sección.

Friday, July 25, 2014

Camce reiniciará obras en Misicuni

La empresa China Camce Engineering Bolivian Bronchs, que ejecutará las obras que restan por construir en la represa de Misicuni junto a Tecno Suelo, inspeccionó ayer el embalse para encaminar el funcionamiento de su campamento. En el recorrido participaron el gerente del proyecto Penghni Wang y siete ingenieros que trabajarán en la presa, informó el representante Comercial de la empresa, Heran Li.

Camce se adjudicó la construcción del primer paquete que comprende la construcción de la fase crítica de la represa: la cara de concreto y el vertedero, con un presupuestos de 54,5 millones de dólares. También, ejecutará el tercer paquete denominado de instrumentación con un fondo de 2,2 millones de dólares.

El gerente de proyectos de Camce, Penghni Wang, expresó que a pesar de que ejecutarán una obra paralizada por varios meses su conclusión es factible. “Estábamos interesados en la obra desde noviembre del año pasado, vemos que el proyecto es viable y lo concluiremos dentro del plazo. Comenzaremos con la cara de concreto”, detalló.

La empresa Camce se adjudicó la obra el 15 de julio y tiene hasta el 31 de este mes para presentar la documentación. Luego, se firmará el contrato con Misicuni.

El gerente técnico de la Empresa Misicuni, Juan Carlos Cabrerizo, informó que Camce presentó sus declaraciones juradas y currículos. Pero, todavía falta el certificado de la embajada, los documentos de propiedad de la maquinaria en buen estado y un poder del representante legal.

“La fecha de firma de contrato no es tajante: ellos tienen plazo hasta fines de este mes para presentar la documentación correspondiente. Luego, se revisará la misma. Si todo está bien, se procederá a firmar el contrato, pero si hay algunas cosas que corregir esto demoraría unos días más. Pero, sabemos que Camce tiene toda la documentación completa”. Cabrerizo estima que los trabajos se reinicien la tercera semana de agosto.

El representante Comercial, Heran Li, manifestó que para garantizar el cumplimiento del contrato, la empresa no emitirá una póliza de garantía; sino, una boleta bancaria para depositar el 7 por ciento del costo total del proyecto, alrededor de tres millones de dólares.

“Esto funciona como un cheque, del cual Misicuni podrá debitar cierto monto de dinero, si se presentará cualquier acto de incumplimiento”, dijo.

CONSTRUCTORA Y EMPRESA MISICUNI

Penghni Wang, gerente del proyecto

Este proyecto es viable, estábamos interesados en la obra desde noviembre del año pasado. Antes de presentar nuestra propuesta hemos analizado muy bien la situación real de la presa. Cuando los trabajos estén en plena ejecución desplegaremos unos 300 obreros en la obra y gran cantidad de maquinaria pesada.

Juan Carlos Cabrerizo, gerente técnico de Misicuni

Las empresas Camce y Tecno Suelo, que se han adjudicado tres frentes de trabajo tienen plazo hasta fin de mes para presentar la documentación. Sabemos que la empresa china tiene el respaldo financiero correspondiente, así que esperamos firmar contrato en las siguientes semanas para que las obras se reinicien en agosto.

Wednesday, July 23, 2014

Agua potable para Yuraj Jallpa y Villa Montes

Las comunidades de Yuraj Jallpa y Villa Montes del municipio Arbieto del departamento de Cochabamba cuentan con un sistema de agua potable y 197 baños ecológicos, cuya entrega estuvo a cargo de Rubén Méndez, viceministro de Agua Potable y Saneamiento Básico; y de Ángel Vásquez, embajador de España en Bolivia.
Méndez, en representación del Ministerio de Medio Ambiente y Agua (MMAyA), explicó que esos proyectos se ejecutaron con el objetivo de que hasta 2020 la cobertura de agua potable y saneamiento básico llegue al 100 por ciento de toda la población boliviana.
En Yuraj Jallpa se construyó el sistema de agua potable, un tanque elevado de 30 metros cúbicos, una red de distribución de 80 conexiones de piletas domiciliarias y 80 baños ecológicos con doble cámara de pretratamiento, separación de desechos y los respectivos procesos para obtener abono sólido. La inversión asciende a Bs 581 mil.
La comunidad de Villa Montes se beneficia con 117 baños ecológicos secos con sus respectivas cámaras removibles, que permiten tener un sanitario cerca que produce abono para la agricultura, siendo ésta una alternativa en sitios alejados. La inversión asciende a Bs 198 mil.
El embajador Vásquez resaltó los beneficios del proyecto. “El Gobierno boliviano figura el derecho al agua como algo sustancial llevando agua y saneamiento a lugares alejados. Educa a las personas en temas de conservación”, dijo.

Tuesday, July 22, 2014

TArija Sedes entregará tabletas para potabilizar el agua

Más de 3.000 tabletas de potabilización de agua serán entregadas en las comunidades que se encuentran en las márgenes del río Pilaya y Pilcomayo, a fin de para proteger la salud de las familias.

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Víctor Tavera, dijo que una comisión compuesta de profesionales médicos, desde este martes procederá con la entrega de las tabletas en la comunidad de Agua Buena –Yucupita, en la provincia O´Connor y recorrerán las diferentes comunidades hasta llegar al municipio de Villa Montes.
Se considera que más de 3.000 personas viven en las riveras del río Pilaya y Pilcomayo en el territorio del departamento de Tarija.
“Con la utilización de las tabletas de potabilización se podrá combatir de forma eficiente los parásitos y bacterias que se tiene en los ríos que tienen los problemas de contaminación por los problemas ocasionados por la filtración de diques de cola de la minas”, indicó.
Agregó que la visita de la comisión de salud, también aprovechará para recomendar a las personas que viven a orillas del río Pilaya y Pilcomayo utilizar sólo agua hervida, a fin de precautelar la salud.
El jefe de epidemiología del Sedes, Walter Santa Cruz, manifestó que la comisión de salud efectuará actividades de inspección, diagnostico y observación.
En esta oportunidad se podrá conocer que si los habitantes de estas regiones tienen signos crónicos por el consumo de agua que tiene la presencia de los metales pesados, indicó.
Al señalar que entre las actividades programadas, también se realizará un informe de las Infecciones Diarreicas Agudas, “si se tiene un incremento por hacer la utilización de las aguas de los ríos que puede ser traducido en las nauseas, vómitos y problemas de piel”, agregó.

Misicuni alista invitación a tres empresas para cuarto paquete

La empresa Misicuni prepara la invitación directa para la contratación del cuarto paquete “Sistema de comunicación e instalaciones eléctricas” para la conclusión del Proyecto Múltiple.

Según su presidente, Jorge Alvarado, esta semana está previsto entregar las invitaciones a tres empresas, dos nacionales y una extranjera, en el marco del Decreto Supremo (DS) 181. Esta última es la misma que se adjudicó el primer y segundo paquete para la construcción de la presa, el vertedero y las obras subterráneas, además de los trabajos relativos a la instrumentación. Se trata de CAMC Engineering Co. Ltda. Bolivia Branch.

Alvarado explicó que la empresa china se presentó también a la adjudicación del cuarto paquete, pero por problemas en su propuesta, considerados “insalvables”, la convocatoria fue declarada desierta. Por otro lado, una de las empresas nacionales mostró su interés y tuvo demoras en la entrega de su propuesta.

“Lo que corresponde ahora es hacer la contratación por invitación directa. Vamos a esperar que las tres contratistas hagan sus propuestas”, sostuvo.

Dijo que los trabajos no forman parte de la ruta crítica en la construcción de la presa por lo que no influirá en el inicio de los otros trabajos.

A su vez, explicó que la firma está prevista dentro de dos semanas. Previo a esto, se evaluará la experiencia, la propuesta técnica y la económica que presenten.

“Va a tener mayor peso la experiencia”, agregó.

El monto de los ítems es de 2.5 millones de dólares.

Entre tanto, la firma de los contratos de los otros tres paquetes será el 31 de julio y el inicio de obras el 1 de agosto. Según cronograma, el plazo para la entrega es de 16 meses.

Otros trabajos.

Planta hidroeléctrica

La empresa Misicuni espera que los trabajos de construcción de la planta hidroeléctrica que realiza ENDE estén listos para el primero de abril de 2016, fecha en la que el volumen de agua estará disponible para agua potable y de riego.

Saneamiento básico

Siete alcaldías y la Gobernación conformaron el Consejo Metropolitano, que tiene como una de las tareas fundamentales implementar proyectos para saneamiento básico. Esto implica la implementación de aducciones principales.

Planta de tratamiento

El Proyecto Múltiple Misicuni, entre sus trabajos, tiene la construcción de una planta de tratamiento para potabilizar el agua. Tiene una capacidad para mil litros por segundo. Tiene un avance del 75 por ciento y se prevé su entrega para las fiestas por la efeméride del departamento de Cochabamba (septiembre). Para esta obra, la empresa Misicuni hizo la contratación directa. Se invitaron a tres empresas, pero solo una se presentó. Actualmente, el Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Semapa) recibe 250 litros por segundo.

Monday, July 21, 2014

Cosaalt intensifica racionamientos de agua

La dirigencia vecinal de Cercado denunció que la Cooperativa de Servicio de Agua y Alcantarillado de Tarija (Cosaalt), ni el municipio, no cumplieron con los proyectos previstos para mitigar la falta de agua potable y el estiaje ya empieza a sentirse en la ciudad de Tarija, especialmente en los barrios alejados, donde al líquido elemento sólo se accede por dos horas al día.

El presidente de la Federación de Juntas Vecinales (Fedjuve), Alberto Valdez, dijo desde mediados del mes de junio se empezó a sentir la falta de agua en algunos barrios, situación que tienden a agudizarse en otras zonas de la ciudad, porque hasta la fecha no se logró avance en los proyectos previsto para mitigar el estiaje.
Valdez, señaló que en el barrios de San José y San Roque se tiene conocimiento que existen racionamientos de agua en los horarios nocturnos, sin embargo todavía se espera que Cosaalt haga conocer el cronograma de racionamiento para el conocimiento de todos los vecinos.
Al respecto, el gerente interino de Cosaalt, Benito Castillo, informó que se aprestan a iniciar el proyecto de mejoramiento de la galería filtrante en la comunidad de El Rincón de la Victoria, con lo cual se espera captar 60 litro por segundo y se prevé cubrir una parte de la demanda de la población.
Castillo reconoció que no se avanzó con el proyecto de perforación de 10 pozos profundos en diferentes zonas de la ciudad, con los que se tenía previsto superar la falta de agua.
Sin embargo, anunció en el lapso de una semana se tendrá un cronograma con los horarios de racionamiento de agua en las distintas zonas de los barrios de Tarija, aunque confirmó que existen barrios donde existe el racionamiento y tienen cortes en horarios nocturnos.
Castillo indicó que usualmente el corte de agua se efectuó en el Distrito 6, desde el barrio 15 de Noviembre hasta Tomatitas, “en las noches algunas zonas estamos cortando para rellenar el depósito, para que se normalice, por problemas de energía y ese tema”, agregó.