Sunday, September 21, 2014

El 30 por ciento de marcas de agua de mesa no tiene registro

Un estudio de la Facultad de Bioquímica de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), financiado por el Centro de Iniciativas de Cooperación de Desarrollo (Cicode) de la Universidad de Granada, estableció que existen más de 135 marcas de agua de mesa en el departamento. Pero, al menos el 30 por ciento son clandestinas y no cuenta con registro sanitario.

Sin embargo, el panorama se torna más crítico debido a que el Servicio Departamental de Salud (Salud), informó que en Cochabamba sólo existen 20 empresas con registro sanitario para vender agua garantizada para el consumo humano.

La investigación, denominada “Promoción de salud de consumidores de mesa y hielo en Cochabamba”, fue realizada por cuatro investigadores de la Facultad de Bioquímica y personal de apoyo de la UMSS entre noviembre de 2013 y agosto de 2014. Ésta realizó un control físico, químico y bacteriológico de la calidad del agua en base a cinco parámetros establecidos por la norma boliviana 355002.

Al respecto, la responsable del Laboratorio de Alimentos y Nutrición de la Facultad de Bioquímica de la UMSS, Gaby Espinoza, informó que entre las irregularidades más comunes se encuentran: la tenencia de registros sanitarios falsificados y parámetros por encima de los permitidos por la Norma Boliviana para la calidad de agua.

A ello se suma que en muchas de ellas se encontró microrganismos denominados “pseudomonas aeruginosa”, considerados de “mayor riesgo” para salud humana. Estos están de forma indefinida en el agua y provocan infecciones “a todo nivel”. Los microorganismos afectan a la población más vulnerable de niños, mujeres embarazadas, ancianos y personas con enfermedades crónicas como diabéticos o con cáncer.

Dijo que existe un riesgo “doble” de contaminación en las aguas embolsadas que se comercializan en los puestos de venta callejeros. Ello debido a la mala manipulación, permanente exposición a la interperie y la utilización de hielo industrial sin agua potable para su refrigeración.

Amenazas

Los riesgos del consumo de agua de mesa sin calidad ocasionan, en su mayoría, enfermedades gastrointestinales. Además de infecciones dérmicas e incluso oculares. La situación médica es más complicada para los pacientes de alto riesgo, quienes incluso pueden perder la vida de ser afectados.



Tratamiento

Espinoza recordó que el tratamiento de aguas de mesa es “bastante complejo”. Esta pasa por asegurar la calidad de la fuente de agua, garantizar la desinfección, filtración por carbón activado, rayos ultravioleta o por ozono para garantizar un producto de inocuidad. Además, de la manipulación y transporte, que deben ser seguros.

El estudio tomó muestras de los municipios de Cercado, Vinto, Sacaba, Capinota, Tarata y Punata, considerados con mayor población en el departamento. Espinoza anunció que posteriormente revelarán los resultados de los análisis. El trabajo también se realizó en la zona del trópico de Cochabamba.

Con miras a superar las deficiencias halladas, la Facultad de Bioquímica de la UMSS organizó talleres de capacitación sobre el adecuado proceso de producción destinado a las empresas embotelladoras. La primera en noviembre de 2013 y la segunda en septiembre de 2014 que contó con expertos del Sedes, Senasag y la UMSS. “Sin embargo un alto porcentaje a los cuales estaba dirigido el último curso no asistió”, lamentó.



MEDIDAS DE CONTROL EN BOTELLONES

La responsable del Laboratorio de Alimentos y Nutrición de la Facultad de Bioquímica de la UMSS, Gaby Espinoza, recordó que las empresas que embotellan agua de mesa deben desinfectar, lavar y enjuagar constantemente los botellones con agua purificada antes de ser cargados nuevamente. Asimismo, el personal encargado de su transporte debe hacerlo en vehículos que garanticen su protección de la contaminación de las calles como el polvo.

Entre tanto, una vez que estos lleguen a los domicilio los consumidores deben verificar que el personal de las empresas desinfecte y lave el dispensador de agua con alcohol al 70 por ciento. Asimismo, el desenroscado de las tapas de botellones debe ser realizado de la manera más higiénica y con guantes. “De lo contrario están aumentando la carga microbiana del agua”, alertó.

Asimismo, indicó que los estudios de calidad de agua deben adaptarse a la norma boliviana. En el caso del estudio de la UMSS se aplicó la misma. Realizó análisis: aeróbicos mesófilos, que develan agua procedente de fuentes contaminadas; de coliformes, que indican contaminación de origen fecal y otras bacterias como salmonela. Además, de dos adicionales también fecales. Sin embargo, la “peor” es la pseudomonas aeruginosa, considerada un microrganismo que vive de forma indefinida en el agua. La misma provoca infecciones “a todo nivel”.

EMPRESAS

GABY ESPINOZA, LABORATORIO DE ALIMENTOS Y NUTRICIÓN DE FAC. BIOQUÍMICA
“Falta conciencia en las empresas”

Debe haber una concienciación de parte de todas las empresas para producir estas aguas con garantía y calidad.

Por ello se les está capacitando para que vean que no es un negocio. Ello debido a que existen empresas que agarran agua de pozo, las embotella o embolsan y las venden sin ningún escrúpulo. Es un riesgo. El empresario que comercializa el agua de mesa embotellada o embolsada debe saber cómo producir y conocer los riesgos de un producto de mala calidad para la salud.



REGISTRO

ANEL MARÍN, PROGRAMA DE VIGILANCIA DE CONTROL DE INDUSTRIAS DEL SEDES
“Consumidor debe exigir el registro”

Lo que pueden exigir los consumidores a las empresas que vendan agua de mesa es el número de registro sanitario de la empresa. Con este registro de nueve dígitos pueden ingresar a la página web del sistema informático de control de calidad de alimentos fortificados del Ministerio de Salud. Allí pueden verificar con la razón social de la empresa, el número y el registro sanitario que tengan. En control del Sedes consiste en la verificación de infraestructura, control de análisis micro biológico y físico químico.

Experto recomienda políticas alternas para llegar a los pobres con agua y saneamiento

Para garantizar el cumplimiento del derecho humano de acceso al agua potable y saneamiento básico en Bolivia, hace falta políticas alternas y creativas que impliquen modificaciones a las normas, además de alianzas institucionales estratégicas y de gobernanza entre los niveles nacionales y regionales que lleguen a los estratos más pobres, afirmó al experto en Políticas Públicas, Franz Rojas Ortuste.

De acuerdo a la información a la que tuvo acceso el Programa de Investigación Estratégica en Bolivia, en los últimos años los países de América Latina y El Caribe hicieron esfuerzos importantes por reducir la desigualdad e inequidad en cuanto al acceso a los servicios básicos, y lograr un mayor consenso para ser más eficaces en el combate de la pobreza, en el que uno de los elementos centrales e inequívocos es el acceso al agua potable y saneamiento, pero que aún las cifras reflejan situaciones intolerables que deben llamar a la reflexión a los Estados.

En América Latina el acceso al agua potable y saneamiento aún es una tarea pendiente, sobre todo en el área rural. De acuerdo al último reporte del Programa de Monitoreo Conjunto de la Organización Mundial de la Salud y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) la región tiene una población 597 millones de habitantes, 475 en zonas urbanas y el resto en rurales; es decir, el 79% en zonas urbanas y 21% en zonas rurales, y en comparación a los años 90 hubo un proceso de urbanización creciente.

Para Rojas Ortuste de estas 597 millones de personas 36 millones carecen aún de servicios de agua potable mejorado; es decir, toman de un río o una sequía, 108 millones de habitantes -cercana a la población de México- no cuentan con saneamiento mejorado, lo que significa que tienen una letrina en lugar de inodoro, o que de estos 108 millones de habitantes, 24 millones todavía tienen defecación al aire libre.

En un diagnóstico sobre el comportamiento de las inversiones públicas dijo que un problema generalizado en los países latinoamericanos fue la insuficiencia de inversión para el saneamiento básico, además de insuficiencia en la ejecución presupuestaria para estos temas.

Llamó la atención que en la mayoría de los países latinos, las normas establecen que la conexión a las redes externas de alcantarillado está subvencionada por el Estado, pero que las conexiones internas están a cargo de los propios usuarios, e incluso se establecen multas a quienes no se conectan a las redes principales.

Otra traba para no universalizar el derecho al agua potable y al saneamiento dijo Rojas, es el hecho de que los municipios no se hacen cargo de proveer servicios básicos a las zonas consideradas de asentamiento ilegal, pero que a la larga eso implica afectación a la propia institucionalidad.

A propuesta de Bolivia, el 28 de julio de 2010 a través de la Resolución 64/292, la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció explícitamente el derecho humano al agua potable limpia y al saneamiento, como elementos esenciales para la realización de todos los derechos humanos.

De acuerdo a datos oficiales al año 2011, Bolivia alcanzó una cobertura en agua potable del 78 por ciento, como parte de los compromisos asumidos para alcanzar hasta el 2015, los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) para reducir la extrema pobreza hasta la mitad.

Tasna, Ánimas y Chorolque no cuentan con agua potable

Las comunidades de Tasna, Chorolque y Ánimas, departamento de Potosí, no cuentan con agua potable y menos servicios sanitarios, denunció a Radio Aclo de Erbol la asambleísta departamental, Jacqueline Cabrera.

La representante potosina señaló que a la semana solo se les distribuye de tres a cuatro baldes, además que el acceso a servicios sanitarios es complicado.

“En estas comunidades hay filas inmensas de bidones, baldes para que les distribuyan agua. El líquido apenas les abastece para consumo y no para su el aseo personal.

Es preocupante esta situación”, señaló. La asambleísta de la comisión de Salud indicó que existe un proyecto en Chorolque que data de 6 a 8 años y que a la fecha no está concluyéndose para el tema de agua potable.

“En la comunidad de Chorolque no cuentan con sanitarios, preocupa la salud de los niños. En la unidad educativa del lugar los sanitarios están colapsados de excremento.

Autoridades justifican el hecho con el argumento del terreno pedregoso, que ocasiona que el agua se congele, aseveró. “Aunque el terreno sea rocoso y con peñas, se pueden hacer pozos sépticos o pozos ciegos para que haya agua”, recordó.

Saturday, September 20, 2014

Cinco comunidades de Tarija dependen del agua de Potosí

Desde la gestión 2006, el departamento de Tarija ha incrementado considerablemente sus recursos económicos y ha manejado en los últimos años un presupuesto anual promedio de cinco mil millones de bolivianos.

Sin embargo, pese a estos recursos y al discurso oficial de que el agua es la prioridad, se conoció que cinco comunidades de dos municipios de la zona alta de este departamento dependen y sacan agua del vecino Potosí.
La denuncia fue realizada por el asambleísta departamental del municipio de El Puente, Bartolomé López, quien explicó que las comunidades de su municipio: Berdiguera, Ovando, Carrizal y Pampa Grande, más una de Yunchará (El Parral), son aquellas que no tienen fuentes de agua en su territorio y que por este motivo se habrían visto en la necesidad de acudir a construir (hace varios años atrás) un sistema de agua potable desde el otro departamento.
“Nosotros colindamos con Potosí, el río San Juan del Oro nos divide de Potosí y Chuquisaca, pero también tenemos mucha gente que vive a este lado y tiene terrenos al frente. Ellos han visto un ojo de agua que no se utilizaba e hicieron el sistema; inclusive indican que han comprado el lugar y hemos podido evidenciar que sí tienen actas. Pero sobre todo fue un acuerdo interno con las comunidades del frente, pues no tenían agua potable y se hizo este sistema”, explicó López.
Empero y pese a este acuerdo rubricado hace más de una década, que fue apoyado por una organización internacional, hoy se evidencian problemas en la zona. Según expresó el parlamentario, algunas comunidades de la parte alta de Potosí están cerrando el paso de agua a las comunidades tarijeñas, lo que estaría generando desabastecimiento del líquido elemento en la región.
El municipio de El Puente tiene 63 comunidades, de las cuales, cerca de 15 no cuentan con agua o tienen dificultades en su abastecimiento; ante este problema, se gestionó la elaboración de un estudio para poder proveer del líquido elemento a 27 comunidades que atraviesan problemas de este tipo. Empero, el mismo se encuentra paralizado y esto ha sido motivo para que los vecinos de aquel lugar emitan un pronunciamiento dando un plazo de 10 días para que el mismo se reinicie.
Entre algunas de las comunidades que tienen problemas o deficiencias con el abastecimiento de agua se encuentran: Santa Rosa, Candelaria, Condorhuasi, Chaupiuno, Pircacancha y Puesto Grande, por mencionar algunas.
Lo que dicen las autoridades
Al respecto, el ejecutivo seccional de aquella región, Mario Coronado, reconoció que son cinco las comunidades de El Puente que atraviesan por este problema y que se vieron en la necesidad de acudir a las fuentes de agua, tanto de Potosí como de Chuquisaca para poder subsistir.
Explicó que existe un proyecto que va desde Iscayachi hasta El Puente que se encuentra en su etapa final y aseguró que será de mucho beneficio para solucionar este conflicto. Sin embargo, aclaró que esta es una competencia del gobierno municipal, pues dijo que cuando los ejecutivos seccionales se inmiscuyen en proyectos de los alcaldes, éstos son acusados de injerencia de competencias.
Entretanto, el secretario de Medio Ambiente y Aguas de la Gobernación, Mario Gareca, reconoció haber escuchado de problemas con el agua en las comunidades del río San Juan del Oro, por lo que expresó que espera que la Alcaldía tome cartas en el asunto.
“Escuché que están trancando, no tengo ningún pedido al momento, tendríamos que hacernos presentes y ver alternativas. A veces los compañeros optan por pozos profundos habiendo agua en el río, cuando se podría hacer galerías filtrantes, pero que llegue la solicitud y enseguida reacciono”, sostuvo.

Para campesinos, el agua siempre fue un problema

El País eN consultó al secretario ejecutivo de la Federación Sindical Única de Comunidades Campesinas de Tarija (Fsucct), Pánfilo Guzmán, acerca de la denuncia presentada por el asambleísta López, y el dirigente campesino expresó que el problema de la falta de agua que atraviesan las zonas rurales del departamento no es desconocido por nadie. Confirmó que la falta de agua para consumo humano, así como para riego, siempre fue uno de los principales problemas.
El dirigente sostuvo que ante esta problemática el Presidente Evo Morales instruyó a las autoridades municipales y de la Gobernación para que a través de proyectos se pueda identificar fuentes de agua y así dotar de agua a “los compañeros”. A esto, añadió que todas estas acciones deben ir acompañadas de un plan de conservación de cuencas.
“Antes teníamos fuentes de agua pero éstas se van secando porque no hacemos nada relacionado a la conservación, no podíamos aprovechar la lluvia, cuando se pueda tener almacenamiento de agua. Ojalá que nuestras autoridades y técnicos puedan hacer planes a largo plazo”, manifestó.
Consultado sobre cuáles son las zonas más afectadas con este problema en el departamento, dijo que con los cambios y efectos climáticos, esta situación se atraviesa en todos los municipios. “En la zona alta, toda la zona de Paicho, Curqui, Copacabana, son zonas que no tienen agua permanente; en los Valles Altos, como San Lorenzo, no hay agua para riego y lo mismo en el Valle Central”, sostuvo.
Finalmente y sobre el problema de la Zona Alta, Guzmán expresó que no les hicieron llegar ningún pronunciamiento, pero recordó que estas regiones tienen legisladores titulares y que por ello, son éstos los que deberían gestionar proyectos para subsanar esta situación.

Friday, September 19, 2014

Cuidan como “oro” el agua en comunidades potosinas

Comunarios de las poblaciones de Tasna, Ánimas y Chorolque cuidan el agua como si fuese “oro” porque ese recurso hídrico es sumamente escaso para su sobrevivencia.
La denuncia de los pobladores fue trasmitida a la asambleísta departamental, Jaquelinne Cabrera, quien calificó como “denuncias graves” por no tener agua en esas regiones mineras.
Afirmó que el agua que tienen está contaminada con copajira, y por ello se aprovisionan de un pequeño pozo a cuyo alrededor las familias hacen una “enorme” fila para almacenar entre tres a cuatro bidones.
“Ya no tienen agua para su limpieza, es preocupante cómo viven las familias en esas poblaciones”, dijo la asambleístas, quien afirmó haber verificado ese hecho en la inspección ocular que hizo en esas comunidades.
Sin embargo, también denunció que en la comunidad de Chorolque se percibió que el único establecimiento educativo que existe no tiene una letrina, pero sí un baño.
“Sus sanitarios están colmatados de excremento, es increíble. En mi vida no había visto ese tipo de situación. Todos los sanitarios y todo el piso están llenos de excremento. Los inodoros están como cerros de excremento”, denunció la asambleísta Cabrera.
Dijo que en ese establecimiento educativo estudian más de 700 niñas, niños y adolescentes en los diferentes ciclos y niveles escolares.

Cliza inaugura moderna planta para tratar aguas

El municipio de Cliza puso en funcionamiento su primera plata de tratamiento de aguas servidas, que beneficiará al centro de la población.

“Para nosotros es un sueño contar con una planta de tratamiento moderna que nos permite tratar y recuperar las aguas residuales. Esta planta de tratamiento es muy novedosa en el valle alto, en el departamento y también a nivel nacional” dijo el alcalde Cliza, Abdón Suyo.

La nueva planta se implementó en el marco del proyecto “NODO de Saneamiento Sostenible Descentralizado como Plataforma de Conocimiento y Generación de Impacto en Soluciones Sostenibles”.

El Servicio de Cooperación Holandés (SNV) contribuyó con el desarrollo de conocimiento orientado a la gestión y operación de la planta mediante la construcción del “Modelo Integral de Sostenibilidad de Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales con Reúso de Aguas Tratadas”. Pero, también aportó con una “Experiencia en Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales municipio Cliza, Cochabamba”. Los dos documentos han sido publicados y se encuentran en proceso de socialización y difusión, manifestó Liliana Gonzáles Alé, líder de Proyectos en Agua y Saneamiento del SNV. El proyecto demandó una inversión de 4 millones de bolivianos que fueron financiados por la Embajada de Suecia y por el gobierno municipal de Cliza, cada una con un aporte del 50 por ciento. El proyecto fue gestionado por la Fundación Agua Tuya. Con el nuevo servicio, los pobladores dejarán de echar las aguas negras al río Cliza.

Beneficio

La nueva planta beneficia a 7.000 habitantes del centro urbano de Cliza. Tiene una capacidad para 10.000 habitantes a futuro.

La planta se implementó en una superficie de aproximadamente 8.000 metros cuadrados, incluyendo áreas verdes y un bosque con más 600 árboles que serán regados con una parte del agua tratada en la planta.

El presidente Ejecutivo de Fundación Agua Tuya, Gustavo Heredia, dijo que para la institución que él representa es muy importante colaborar con aquellos municipios que han tomado la iniciativa de proteger el medio ambiente y la salud de sus pobladores como es el caso de Cliza. Las aguas de la planta podrán ser aprovechadas para otras actividades, porque cuenta con Reactores Anaerobios.

En Tarija, 3 zonas reciben agua potable entre tres y cinco horas



La ciudad de Tarija está atravesando por los momentos más complicados de estiaje, eso ha derivado en racionamientos de agua potable a tres zonas que están afectando a los barrios urbanos y periurbanos.

La población debe proveerse del líquido elemento desde tempranas horas, puesto que el suministro apenas alcanza para cubrir entre tres, cinco y hasta ocho horas en el peor de los casos.
La medida paliativa encarada por la Unidad de Proyectos Especiales (UPRE) para la perforación de diez pozos y sus respectivos tanques está en marcha, se prevé estén listos hasta principios del próximo año. Al momento, tres de ellos están en excavación y tienen un avance por encima del 70 por ciento.
Los racionamientos de agua están afectando la zona central que comprende todo el casco viejo de la ciudad de Tarija, el agua sólo les abastece hasta el mediodía. En la zona alta que comprende los barrios de San Bernardo, Lourdes, Pedro Antonio Flores y parte de la avenida Circunvalación, la dotación está entre tres y cinco horas. La zona baja en el sector de San Jorge I, San Jorge II, Aeropuerto y sectores aledaños, tienen entre seis y ocho horas del suministro.
El gerente de la Cooperativa de Servicio de Agua y Alcantarillado de Tarija (Cosaalt), Benito Castillo, indicó que la reducción del principal caudal que abastece de agua a todos los barrios de la ciudad, redujo en un 70 por ciento debido a la falta de lluvias. El afluente está ubicado en la comunidad del Rincón de la Victoria a 15 kilómetros de la capital.
Añadió que la Victoria provee normalmente 350 litros segundos de agua. El caudal hace una semana despachaba 130 litros y hoy está en 110. No se descarta que el mismo pueda disminuir aún más.
“En la actualidad estamos poniendo a funcionar nuestros tanques de agua ubicados en distintos sectores de la ciudad. Eso está ayudando a mantener el abastecimiento pero no es el suficiente—añadió la autoridad--. Esperamos que la perforación de los diez pozos en curso, por parte de la UPRE, para que pueda ayudarnos a contrarrestar el estiaje”.

piden celeridad
El representante de La Federación Departamental de Juntas Vecinas (Fedjuve), Alberto Valdés, indicó que están recibiendo denuncias de diferentes presidentes de barrios. Indicó que en los más alejados los cortes son constantes y motivan que las familias deban madrugar para abastecerse.
Valdez solicitó a las autoridades agilizar el proyecto de excavación de pozos, debían estar ya listos para contrarrestar el estiaje hasta finales del presentes mes.
“Hay problemas de cortes y según información que recibimos de Cosaalt, es porque el caudal bajó y ante ello debemos padecer de estos cortes—indicó--. Las denuncias son constantes en la Federación por lo que ya solicitamos que se emita un cronograma oficial de los cortes de agua, para que la población tome sus previsiones”.
Recordó que la falta de agua por la temporada de estiaje es un problema que se atraviesa año tras año y requiere del trabajo mancomunado entre las instituciones del Estado y la cooperativa.

Hay 70% de avance
A la fecha se vienen construyendo en la ciudad de Tarija tres pozos de agua y deben generar cerca de diez litros segundo cada uno para sumarse al sistema general de la Cooperativa de Servicio de Agua y Alcantarillado de Tarija (Cosaalt).
Uno de los pozos está ubicado en el barrio Guadalquivir, tiene ya una profundidad de 130 metros. En el Simón Bolívar está el segundo con 140 metros y el último en el estadio IV Centenario con 90 metros.
Se deben construir un total de diez pozos y cada uno con una profundidad aproximada de 160 y 200 metros.