Tuesday, July 26, 2016

Video Las zonas altas de Potosí carecen de agua potable

Exdirector del PNUMA: El planeta se está quedando sin agua



El ex director ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Achim Steiner, advierte de que el planeta se está "quedando sin agua" y de que su escasez podría ser una fuente de conflictos en las próximas décadas.

"Nos estamos quedando sin agua en muchos países", alerta Steiner en una entrevista concedida a Efe pocos días después de abandonar la dirección del PNUMA tras más de una década, un mandato extrañamente largo para un directivo de la ONU.

La escasez de agua es uno de los problemas más acuciantes a los que se enfrenta el planeta, según el experto germano-brasileño, uno de los mayores especialistas en políticas medioambientales a nivel mundial.

"Entre el 30 y el 40 por ciento -de la población del planeta- vivirá en condiciones de escasez de agua en los próximos 20 años. Esto puede desencadenar muchos conflictos. Podemos vivir 72 horas sin agua, y luego morimos", avisa.

La apuesta de Steiner para evitar este horizonte es la modernización agrícola: "Si no averiguamos cómo producir más eficientemente, viviremos en circunstancias extremadamente desafiantes, en las que mucha gente no tendrá agua garantizada durante años, con implicaciones de seguridad y económicas".

Sin embargo, para el exdirector del PNUMA, el "desafío más inmediato" al que nos enfrentamos es el cambio climático.

"No puedo pensar en nada similar en la historia humana: en menos de media década cada nación vaya a tener que reinventarse a sí misma para abandonar la senda de una economía dependiente de los combustibles fósiles", abunda.

El establecimiento de "emisiones per cápita" podría ser, en su opinión, una vía para llevar a cabo la descarbonización, estrategia fijada en la Cumbre del Clima (COP21) de París para evitar que la temperatura del planeta no aumente los peligrosos 2 grados a finales de siglo.

Steiner lamenta que tanto el acuerdo de París como la Agenda 2030 que establece los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU "son reflejo de un mundo que llega a acuerdos mucho más rápido de lo que es capaz de actuar".

Sin embargo, se muestra optimista al afirmar que aunque haya países que no cumplan con los compromisos de París, "el mundo tolerará cada vez menos a los lobos solitarios".

EEUU, China o Europa han entendido en los últimos años que no pueden quedarse al margen de los grandes acuerdos en materia medioambiental, que "la decisión de un país de ignorar sus compromisos impone en el resto del mundo un precio muy elevado".

Esta lógica se extiende también a los países en desarrollo, interesados en reducir la contaminación en sus ciudades, disponer de gasolinas más limpias o sufrir menos cáncer y enfermedades respiratorias.

África, de hecho, ha tenido un gran impacto en el diseño de las políticas medioambientales de la ONU en las últimas décadas, dictadas desde el PNUMA, con sede en la capital de Kenia, enclave que Steiner considera "privilegiado".

"El hecho de que el PNUMA esté en Nairobi ha sido un gran activo para la organización porque su identidad se ha formado a partir de la realidad de las naciones en desarrollo. Y porque lo que pasará en África en los próximos 50 años será uno de los cambios más significativos que afectarán al mundo", aventura.

A pocos kilómetros de su antigua oficina, Steiner habla sobre los desafíos medioambientales rodeado del frondoso jardín de su casa estos años, en el que se utiliza compost y se aprovecha toda el agua de la lluvia.

Cuenta que, en sus primeros años como director del PNUMA, pagó de su bolsillo por las emisiones derivadas de sus frecuentes viajes en avión, cuando el Programa de la ONU todavía no tenía un sistema de compensación por estas actividades contaminantes.

"Tenemos que aceptar que todos somos parte de la solución", remarca.

El próximo septiembre se convertirá en director de la prestigiosa Oxford Martin School, institución dedicada a investigar soluciones a "los problemas globales más urgentes del siglo XXI".

Steiner se reserva así un papel importante en este momento clave de la Historia: "Las decisiones que tome nuestra generación determinarán dónde acabaremos". (26-07-16)

Vecinos del sur denuncian que toman agua contaminada y piden llevar las muestras

Los dirigentes de nueve distritos del sur de Cochabamba denunciaron ayer que consumen agua supuestamente contaminada. Llegaron a la plaza 14 de Septiembre con sus botellas en mano mostrando el líquido que beben, cuya fuente son los carros cisterna.

“Nos hemos enterado por los medios de que el agua que va a la zona sur está contaminada con heces. No sabemos qué tipo de líquido estamos tomando que atenta a nuestra salud”, manifestó el presidente de la Organización Territorial de Base 6 de Agosto, René Quispe.

Los representantes de organizaciones vecinales pretenden conformar un comité denominado “Por la Defensa del Agua y la Vida”.

Quispe dijo que la idea nace ante la preocupación por la situación crítica del agua.

Convocó a la población para que hoy, a las 19:00 horas, lleve sus muestras de agua supuestamente contaminada al Centro de Documentación e Información de Bolivia (CEDIB).

Anunció que mañana las entregarán a los laboratorios de la Universidad Mayor de San Simón para que sean analizadas.

El dirigente señaló que dependiendo de los resultados exigirán al Servicio Municipal de Agua Potable (Semapa) y al Servicio Departamental de Salud (SEDES) que regulen la venta de agua en carros cisterna, debido a que muchos comercializan líquido “de dudosa procedencia porque no existe ningún control para esa actividad comercial”.

El jefe de Unidad de Salud Ambiental del SEDES, José Claros, admitió que la contaminación del agua en Cochabamba es una situación que se arrastra hace varios años.

Añadió que el consumidor tiene que ver los medios o modos para purificar el líquido que consume.

“Normalmente las aguas contaminadas son las superficiales porque son expuestas”.

Datos

Medidas

Los dirigentes de la zona sur anunciaron que controlarán la calidad, las tarifas, los recorridos y la frecuencia de los carros cisterna.

Exigirán un plan de emergencia ante la crisis del agua en el ámbito nacional.

Precio

El dirigente del Distrito 8 Honorato Chambi protestó porque en varias zonas los cisternas cobran entre 15 a 20 bolivianos el turril.

Reclamó la falta de regulación de precios ante la escasez de agua.

El fin de semana, los vecinos de Cruce Taquiña se movilizaron por la contaminación de sus fuentes superficiales.

“No vamos a dejar sola a Cochabamba ahora que carece de agua”

Sobrio y cordial a la vez. El vicepresidente Álvaro García Linera evoca recuerdos de su juventud en Cochabamba y de cuando jugaba “trincheritas” hace al menos 40 años, cuando se hicieron las zanjas para el alcantarillado en El Prado.

Recuerda que el principal problema de la Llajta siempre fue la escasez de agua, por eso se pensó en Misicuni. Ahora que es el segundo mandatario de Bolivia promete no dejar sola a la ciudad, pero espera que las autoridades edilicias presenten proyectos, demuestren trabajo, planificación y, sobre todo, instalen las cañerías para renovar las redes en la ciudad para recibir las aguas de Misicuni.

P. La carencia de agua en Cochabamba se siente más que nunca. ¿Será que Misicuni es suficiente para encarar esta problemática o también se debe pensar en Corani como otra alternativa?

R. Lo primero es usar bien Misicuni. Aquí veo un problema de los cochabambinos, porque no se han hecho las inversiones para usar bien Misicuni. Esto es mu grave.

Las lluvias, que posiblemente comiencen en noviembre, van a empezar a llenar el embalse y lo más probable es que en marzo del siguiente año tengamos más agua. Sin embargo, no hay los tubos para distribuir y abastecer a la población. ¿Dónde están los tubos?.

Está bien que se hable de Corani, pero por lo menos lo que sale de Misicuni lo usaremos. Lamentablemente vamos a tener agua de Misicuni que no va poder llegar a la gente. Ahí hay una especie de huida hacia el futuro.

Corani hay que estudiarla, puede ser una buena opción, pero a Misicuni todavía no le hemos sacado el jugo, no le hemos dado su utilidad. Para ver ello hay que construir los sistemas de agua. ¿Dónde están las inversiones para llegar a la zona sur? Esa es una responsabilidad de las alcaldías, de la actual, de las anteriores.

El año que viene va llegar el agua de Misicuni, pero la población no la va poder recibir porque no hay cómo llegue al sur o centro. Como estamos, la mitad del agua se va a desperdiciar. Las instituciones de Cochabamba deberían preocuparse ya.

P. Sin embargo, ¿el Gobierno apoyaría Corani si fuera necesario?

R. Ahora, lo más urgente es el agua de Misicuni, además hay otra cuenca cercana que también se puede aprovechar.

P. De qué manera el Gobierno puede coadyuvar para que el problema del agua se solucione en el corto plazo?

R. La escasez de agua no es reciente. Recuerdo que hace 20 años había que madrugar para llenar el tanque de agua.

Lo primero es que haya voluntad de las autoridades locales para solucionar el tema de las redes. Es una responsabilidad de la Alcaldía. Ahora puede decir yo voy a asumir los tubos y voy a poner aquí y allá, y luego decirnos: Gobierno Central me está faltando aquí y ¿nos das una mano? La Alcaldía no puede decir que yo no me hago cargo.

Nosotros como Gobierno vamos a colaborar iniciativas proactivas y de compromiso mutuo de parte de la Alcaldía y de la Gobernación para resolver este tema.

Sin embargo, siento que se está eludiendo el debate cuando se habla de Corani, cuando el tema principal no está resuelto. Es una manera de esconder la cabeza.

Hoy, el problema fundamental de Cochabamba es la inversión en sus cañerías para utilizar el agua de Misicuni. Ahí debería dedicarse toda la atención.

Recuerdo que cuando era niño, hace más de 40 años, jugaba “trincheritas” en los huecos que se cavaron en El Prado para instalar las cañerías. Esas tuberías no se han cambiado, están viejas y se deben renovar de forma inmediata.

Siento que la ciudad no está teniendo una mirada planificada y realista de su destino. Nosotros estamos dispuestos a acompañar las iniciativas que hayan en ese sentido.

P. Apenas entró Jorge Alvarado a dirigir Misicuni dijo que faltaban recursos para terminar el proyecto. Hace días presentó un nuevo informe y dijo que todavía faltan más dinero. ¿No le preocupa que cada vez que entran nuevas autoridades a Misicuni pidan y pidan más dinero para terminar el proyecto múltiple?

R. Hay transparencia, va entrar la Contraloría una vez que se concluya el proyecto. Lo importante es que se muestre con transparencia el dinero que se está gastando y se valide. Creo que Misicuni era el proyecto más importante de Cochabamba. Cuando se lanzó Misicuni, con sus 120 metros, no se calcularon bien los costos. Cuando se inició la obra, parece que los técnicos e ingenieros nunca daban la cifra real por el miedo a que se suspenda, porque en esos tiempos hablar de millones era inalcanzable. Sobrevolando la represa vemos que es una megaobra y nos sentimos orgullosos por ello. Es la represa más grande de Bolivia y encima proveerá agua potable, agua para riego y electricidad. Creo que iniciamos la obra a un precio devaluado y con el tiempo se fueron dando cuenta que se necesitaba más dinero. Si hay que meter del cuello a alguien a la cárcel que lo hagan.

P. En ese marco, vemos que Semapa no ha cumplido sus obligaciones. Los alcaldes no hicieron su trabajo, incluidos los de su Gobierno.

R. Yo creo que cinco alcaldes de Cochabamba no han hecho su trabajo.

Cuando se comenzó el proyecto de Misicuni era que comiencen a colocar los tubos y no le quito responsabilidad ni a nuestro alcalde, ni a otros.

P. Pero, ¿no hay ninguna sanción?

R. Si pues, porque ahora el que sufre es el cochabambino, el vecino que no tiene agua. No hay agua en la tarde para ducharse, o al día siguiente para consumir.

P. El presidente Morales dio una fuerte cantidad de dinero para renovar el alcantarillado en la gestión del alcalde Castellanos ¿qué paso?

R. Así es… así es y esto es lamentable, hay que tomar decisiones ejecutivas, investiguen y sancionen a quien quieran pero hagámoslo, no hagamos al revés.

P.¿Hay mecanismos para que el Gobierno pueda presionar y acelerar para que Cochabamba tenga una solución al problema del agua a mediano o a corto plazo?

R. La clave es que las autoridades cochabambinas digan nos metemos a colocar tubos y si yo les veo trabajando para llevar agua a la zona sur cómo no voy a venir a cavar también. Están eludiendo el problema, están en actitud del avestruz que esconde la cabeza… este temita no lo toco, alguien lo va tocar. Lo que yo reclamo de manera respetuosa y cariñosa a las autoridades cochabambinas es que trabajen en el cambio de tubos para recibir Misicuni. Pero no veo esa voluntad y me da mucha pena. Sin embargo, vuelvo a decir que no vamos a dejar sola a Cochabamba ahora que carece de agua.

P. ¿Podría el Gobierno interceder ante las autoridades del agua para que Semapa presente un plan quinquenal? Cochabamba está igual que antes de la Guerra del Agua, hace 16 años.

R. Estuve en esa guerra, fui a la toma de Semapa ese día cuando se cayó el cartel. No estoy al tanto de idas y venidas de notas de la autoridad de agua.

P. La Autoridad del Agua dice que hay un vacío en la normativa para sancionar a Semapa por incumplimiento de su trabajo.

R. Qué grave … ese fue el problema que se tuvo antes y la Guerra del Agua se dio porque se estaba cobrando por aire, se te triplicaba el precio y eso molestó al pueblo.

P. Estamos en la misma situación ahora. La autoridad de Semapa admitió que los medidores no funcionan y sus lecturas no son reales.

R. No tengo esa información a detalle.

P. Da la impresión que no hay una entidad fiscalizadora a Semapa.

R. Es pues lamentable; sin embargo, quiero ser proactivo. Si hay que cambiar normas, se las cambia; si hay que perfeccionar leyes, se las perfecciona.

Lo importante es la voluntad para cambiar lo urgente y lo urgente son cañerías para recibir el agua que llegará de Misicuni. Si hay un plan de emergencia inmediato que nos hagan conocer y, por supuesto, que nos vamos a sumar a colaborar.

Las frases



El problema es...

“Pero si no hay plan de las autoridades regionales y si todo el mundo está eludiendo y gambeteando el problema, qué podemos hacer como Gobierno… sentirnos mal, sentirnos frustrados”.

El dinero...

“ Entiendo que hay problemas de financiamiento, pero eso se lo resuelve cuando hay plan y proyecto”.

El trabajo...

“No vamos a abandonar a Cochabamba... solo pedimos trabajo”.


Monday, July 25, 2016

Se quedan sin agua para el lavado

Las vertientes, o pozos superficiales, de la zona de Cruce Taquiña eran utilizadas para el lavado de ropa, pero la contaminación impide su uso. El perjuicio es para los vecinos que se dedicaban a la actividad para generar ingresos económicos e incluso personas que llegaban al lugar desde los barrios vecinos.

El presidente del barrio La Vertiente, Franz Taquichiri, alertó del daño a la salud que puede provocar la contaminación en los afluentes.

Los representantes de la Organización Territorial de Base (OTB) Magisterio, de la avenida América, también denunciaron que se encuentran en la misma situación.

Amenazan tomar Semapa por contaminación de vertientes

Los vecinos del Cruce Taquiña amenazaron ayer con tomar las instalaciones del Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Semapa) en protesta por la falta de atención al pedido de cambio de alcantarillado, cuyo deterioro provoca filtraciones que contaminaron las vertientes de la zona. En la mañana bloquearon la avenida Simón López, a la altura de Cruce Taquiña.

El presidente del barrio La Vertiente, Franz Taquichiri, alertó que la contaminación puede alcanzar a los pozos profundos, de donde se abastecen para su consumo. Es la única fuente de agua para consumo porque Semapa no les provee el servicio.

Buscarán hoy una reunión con los ejecutivos de Semapa para el reemplazo de los tubos, de no tener respuesta favorable tomarán los predios hasta ser escuchados. Taquichiri protestó porque realizaron numerosos reclamos sobre la contaminación.

Son 18 Organizaciones Territoriales de Base (OTB) que se encuentran en riesgo, desde Cruce Taquiña hasta la avenida Segunda.

Calentamiento global y escasez de agua: ¿Debemos empezar a preocuparnos en Sucre?



El agua dulce es un recurso de vital importancia para el bienestar del ser humano, pero su acceso se está convirtiendo en uno de los problemas más críticos que enfrenta la humanidad. El cambio climático y el pronóstico de mayor calentamiento global para el siglo XXI afectarán la seguridad de agua; se producirán grandes cambios en relación con la evaporación y las precipitaciones, junto con un ciclo hidrológico más impredecible.

Se espera un aumento generalizado del estrés y escasez de agua para un grupo grande de países en todo el mundo. La cantidad y calidad del agua está disminuyendo en muchas regiones; una de las que sufre de escasez es la ciudad de Sucre, cuyo sistema de agua potable se abastece fundamentalmente de dos fuentes: fuente superficial río Ravelo —que incluye tomas laterales de quebradas— con el 89% de aporte, y vertientes de Cajamarca con el 11% restante.

Desde hace varios años hay una desigual distribución del agua en Sucre. El servicio es irregular en varios barrios en las zonas altas y periféricas, existiendo un racionamiento casi permanente. Solo algo más del 50 por ciento de la población vive con agua potable de manera sostenida. A esto se suman los patrones de consumo, especialmente, de los habitantes de las zonas central y baja, donde se realiza un uso inadecuado del agua (lavado de vehículos con manguera, tiempo excesivo de uso de la ducha, riego de jardines y otros). Esto nos muestra una baja co-responsabilidad social de parte de los usuarios y, por otro lado, una ineficaz política de la gestión hídrica, pues es muy poco lo que se hace a nivel institucional por ejercer un control de la demanda de agua potable.

Si bien en la actualidad el balance en fuentes de agua muestra que aún no existe déficit, en muy pocos años el crecimiento poblacional traerá consigo un mayor volumen demandado de agua, ocasionando un déficit importante, y peor aún si se observa que en la cuenca del río Ravelo existe un significativo proceso de degradación de los recursos suelo, agua y vegetación, los cuales han sido y continúan siendo depredados por la acción antrópica de los habitantes, quienes no realizan prácticas significativas que permitan detener y/o revertir el proceso de desequilibrio ecológico que se viene dando, con el consiguiente peligro de una disminución en la cantidad de agua de esa principal fuente de abastecimiento.

Una proyección de la oferta y la demanda hídrica al año 2050 muestra que la situación de la dotación de agua potable en Sucre se convierte en muy crítica, pues la demanda total en fuente alcanzaría un volumen aproximado de 3.024,26 l/s, es decir, resultaría necesario trasvasar absolutamente todo el caudal actual del río Ravelo hacia la ciudad de Sucre, hecho que sería imposible de realizar.

Por otra parte, como efecto del calentamiento global, se tendrá una mayor evapotranspiración y por tanto una disminución en la escorrentía, lo que ocasionaría que el caudal del río Ravelo disminuya por debajo de los 3.024 l/s actuales, lo que haría más dramática la situación de la dotación de agua potable a la ciudad.

En la actualidad, ELAPAS está encarando varias obras para mejorar la dotación de agua potable con ampliaciones y mejoras en la toma de aducción, en el canal de conducción y en el sistema de distribución. Se construyen varios tanques gigantes en la ciudad y se está impulsando la construcción de una gran presa en la cuenca del río Ravelo.

Sin embargo, la acción más importante de las autoridades debería ser conservar las fuentes de agua, manteniendo y mejorando la cuenca del río Ravelo. De otra forma, el problema de déficit de agua será dramático dentro de los siguientes 30 años y no interesará cuán grandes sean las obras de trasvase que se construyan, ni cuán eficientes las políticas públicas de gestión de la demanda de agua, pues si no existe el volumen de agua suficiente en las fuentes, no habrá agua para los pobladores de la ciudad en la cantidad y calidad suficientes como para satisfacer sus mínimas necesidades.

La acción más importante de las autoridades debería ser conservar las fuentes de agua, manteniendo y mejorando la cuenca del río Ravelo. De otra forma, el problema de déficit de agua será dramático dentro de los siguientes 30 años y no interesará cuán grandes sean las obras de trasvase...